¡Yo he venido aquí a hablar de mis romances!

inquisition

Aquellos videojuegos que permiten a los jugadores tomar decisiones que afectan de manera más o menos trascendental a su argumento suelen establecer importantes lazos con sus admiradores. Y digo importantes, por explicarlo de una manera suave.

Es decir, que nos vuelven fans de esos crazys del coño que ya le gustarían a Justin Bieber. Bioware, creadora de franquicias como Mass Effect y Dragon Age es toda una especialista al respecto de lidiar con estos cúmulos de fans infernales, y, por si alguien aún no lo sabía, yo cumplo el perfil a rajatabla.

Las semanas de vacaciones veraniegas lejos de mi ordenador se me han hecho tremendamente largas, pero ya he vuelto, y dispuesta a repasar todo lo que me he perdido estos días con la esperada celebración de la GaymerCon, me he encontrado con que el (alabado) guionista David Gaider ha vuelto a hacer de las suyas en el evento hablando de uno de los temas que más queríamos escuchar los fans del estudio: los romances en Dragon Age Inquisition.

Al turrón, mis soldados.

Sigue leyendo

Anuncios

A LAS BARRICADAS: Trucos para no caer en las rebajas de Steam.

¿Están vuestras carteras preparadas? ¿Se han puesto las cuentas bancarias a llorar en un rincón? ¿Suda ya PayPal?

Es oficial: han empezado las rebajas veraniegas de Steam.

¿SON YA LAS 19.00?

La famosa plataforma de Valve inaugura así cerca de dos semanas de descuentos y ofertas en miles de videojuegos para ordenador, que van del 15% hasta el 100%, y que mantienen en vilo a jugadores de todo el mundo. No son los únicos días de rebajas que Steam lanza durante el año, pero son probablemente los más esperados: llegan las vacaciones, descansamos del trabajo, acabamos las clases, y la noche es joven para echar partidas sólo o con amigos (porque valiente es aquel que se pone a las tres de la tarde con el insoportable calor a sudar la gota gorda).

De hecho, si me preguntáis, os diré que las rebajas de Steam de verano es uno de los pocos momentos del verano que me gustan. Jugar en PC es lo mejor que existe, y si algún consolero trata de negarlo, estaré encantada de ponerle a caer de un burro. Pero bueno, hace tiempo que el 90% en X juego indie dejó de tentarme. Y el motivo es bastante simple: nunca he sabido controlarme, y he acabado con una biblioteca de Steam masiva por unos motivos u otros (Humble Bundle, siente el dedo acusador), de los que apenas habré tocado 5 o 6 juegos, ni hablemos ya de haberlos terminado. ¿Te identificas? Es diferente, por ejemplo, con Origin, dónde acumulo cientos de horas de juego, porque aunque los juegos sean más caros por lo general, si que captan mi interés.

Sin embargo, no quiero ponerme a comparar Origin y Steam, que eso da para algo muy largo. He venido, como un genio salido del mundo de Aladdin, a contaros los métodos ideales para no dejaros todo vuestro dinero en Steam estos días. Vamos allá.

Sigue leyendo

¿Dónde están mis asesinas, Ubisoft?

unity-banner

Realmente, no sabía cuándo iba a empezar a publicar algo (en) serio en este blog. No sabía cuando, pero si esperaba que fuera algo bonito, algo divertido, puede que incluso una compilación de frases e imágenes hipsters, porque why not. Pero la polémica ha surgido, y es que no me podía quedar callada. Perdón por el mal rollo.

barra-separadora-accenter-1

Me gusta mucho Ubisoft. En serio, me gusta. Me parece una compañía con ideas bastante originales, y aunque sus juegos siempre se vean envueltos en mil polémicas, resultan entretenidos como pocos. Fijaos lo que os digo, que Assassin’s Creed III puede incluirse fácilmente entre mis juegos favoritos. Connor es un sin sal, y a veces dan ganas de abofetearlo con un calcetín sucio a ver si el tío reacciona, pero en general la familia Kenway y todo el drama que la envuelve me hace llevarme la mano a la boca y expulsar mi mejor risa isabelina. Ahora, no me hagáis hablar de ese final. De hecho, finjamos que no pasó nunca.

Pero me estoy yendo por las ramas. Ubisoft me gusta, y una de sus franquicias más importantes, Assassin’s Creed, me vuelve loca. Aún no he llegado a ese punto de fangirlismo en el que te contaría cien mil teorías acerca de su trasfondo divino, onírico, o como quieras verlo, pero disfruto con su jugabilidad, la libertad que presenta, las historias de sus protagonistas y todo el jugo que se puede sacar a la rivalidad asesinos-templarios. Para mi, un buen juego tiene que tener una buena historia, una de esas que aunque no se desarrollen bien del todo, tienen el suficiente potencial para atraparte en su universo. Un juego malo puede salir siempre, pero si el mundo que desarrolla el videojuego tiene tirón, ¿por qué no iba a tener mejor suerte la próxima vez?

Ese es uno de los aspectos que más me gustan de la franquicia Assassin’s Creed. Tiene juegos buenos y malos, pero tiene mucho potencial. Y aunque saquen un juego anualmente, y encadenen dos malos, el potencial seguirá estando ahí, esperando a que llegue el guionista que lo explote. Y siendo cien por cien franca, como jugadora, muchas veces en mi mente ese gran juego ha pasado por tener una protagonista femenina que pueda guiar un juego más emocional, más profundo, que nos enseñe una cara de los Assassin que no habíamos visto antes. Sería una perspectiva muy interesante, ¿verdad?

Parece que no, en opinión de Ubisoft.

Sigue leyendo

Esa primera entrada incómoda.

Es bastante sorprendente como al escribir una frase en un cuaderno, esta te lleva automáticamente a escribir otra más después. Es más sorprendente aún, comentarlo con cualquier amigo y conocido, y que no opinen igual porque no saben lo que es. Pero eso es porque no lo han intentado.

Siempre he defendido, que por mucho que le guste a alguien escribir, empezar a hacerlo es siempre la parte más difícil. Damos mil vueltas alrededor de una idea, formamos el texto mil veces en nuestra cabeza, pero nos bloqueamos al poner las manos sobre el teclado o el papel. Por eso lo mejor que puedes hacer, es sentarte, y empezar. Aunque escribas una tontería tan grande como una catedral. Corregirlo después será fácil, muy fácil. Pero para eso tienes que dar el primer paso, y escribirlo.

He tenido muchas andaduras a la hora de escribir. He escrito muchas cosas, de muchas formas, por diferentes motivos. Pero la constancia es una cualidad que lamentablemente no me define.Y tenía una libreta llena de ideas que pedían que les diera paso, en algún momento. Es una libreta muy puta, me conoce, y me ha puesto ojos de cachorro.

Lo difícil es empezar, y aquí está mi inicio. Aquí va su oportunidad. ¡Esperemos que dure!